RUTA FUENTES DEL AGUA

Un recorrido para disfrutar

TIEMPO DE DURACIÓN : 90 mins aproximadamente.
NIVEL DE DIFICULTAD: Bajo.
MODO DE HACERLA: Se recomienda hacerla a pie.

Se trata de la primera ruta de este tipo que existe en nuestra comarca. Ésta ruta fue creada con el fin de resaltar nuestro atractivo turístico, a través de las fuentes de agua que existen en la región. Las cuales, poseen en sí mismas un alto valor artístico, histórico y cultural.

La ruta del agua comienza con la fuente de la Charneca. Se trata de una fuente hecha en honor a D. Manuel Atienza, “El Alcalde Carbonero”.

Estos se encuentran a la sombra de su viejo castaño. Situados delante de una antigua posada, se utilizan para abrevadero de los animales, para uso y consumo de los vecinos. Sobre todo, cuando no hay agua potable. Antiguamente, era el sitio de reunión de las mujeres por la mañana y de los vecinos, en general, por la tarde y noche.

Siguiendo por la calle Triana, llegamos a la Plaza Fernández Castro, mejor conocida como Placeta de los Cañillos. Allí encontramos la fuente más popular de La Peza, los Cañillos Chicos antiguamente llamada” Fuente del lugar “.

Caminando por la Calle Real, con sus balcones llenos de flores, sus estrechos callejones y un patio andaluz, llegamos a la Placeta del Oficio. Lugar donde se encuentra la fuente con el mismo nombre. Es gracias a esta fuente y a su remodelación en el año 2007 que se origina la idea de la ruta de las fuentes.

Al visitar la Plaza del Ayuntamiento y pasar por el pasadizo, que es el mejor ejemplo de la arquitectura popular y que se encuentra frente al ayuntamiento; existe la opción de seguir a la derecha por la Calle Cimiento hasta La Placeta de la Cruz del Conde. Es allí donde encontramos la Fuente de cuatro caños, también llamada de la Cruz del Conde.

La fuente actual es de aproximadamente el año 2005. Puesto que, a lo largo del tiempo se le han realizado varias reformas. Se usa como abrevadero para las caballerías y para calmar la sed de los visitantes. Este caño se solía y suele engalanar en las “Cruces de Mayo”.

Bajamos la calle San Francisco y vemos la ermita de Santo Marcos; nos dirigimos a la derecha por la calle del mismo nombre, cruzamos el arroyo de Espique y allí tenemos el caño del Santo Marco.

Salimos de la placeta hacia la derecha y cogemos la Calle San Antón, barrio típico del pueblo. Siguiendo por su empinada cuesta llegamos al Caño de San Antón. El cual, es usado actualmente para dar agua a los animales. Antiguamente, abastecía de agua a todo
el barrio y aún hoy algunas vecinas lo usan para recoger agua del caño y usarla en las faenas de la casa. En verano es el lugar de reunión de los vecinos para tomar el aire.

Seguimos por la calle Bartola hasta llegar al Caño de la Fuente del Piojo y antiguo lavadero. Es un lugar donde lavaban las mujeres a la sombra de sus acacias y los niños jugaban con el agua esperando que la madre les diera la merienda.

Nos volvemos por el mismo camino hacia la “Cruz del Conde” y bajamos por la calle Azaraque hasta la Fuente del Culo. Se cree que recibe este peculiar nombre debido a que el surtidor por donde sale el agua esta muy bajo, casi al ras del suelo. Por lo tanto,
las mujeres cuando iban a recoger agua debían agacharse tanto que se les veía su parte trasera. Se encuentra junto al cauce del arroyo “Espigue”, recientemente embovedado. Junto a esta fuente hay hermosas y viejas nogueras que prestan su sombra para el descanso.

Seguimos por la avenida del río Espique y a la derecha cruzamos la calle camino de las eras de la “Cara”, donde nos encontramos la Fuente de la Cruz de los Caídos.

Son de reciente construcción y se encargan de abastecer de agua potable a la región.

LA PEZA

VEN A VISITARNOS

AYUNTAMIENTO DE LA PEZA